Tu autoestima: Escala la cima de tu plenitud personal

martes, 30 de junio de 2009

Si te interesa saber cómo aumentar tu autoestima, este artículo es para ti.

La autoestima es un sentimiento de valoración y aceptación de la propia manera de ser que se desarrolla desde la infancia, a partir de las experiencias del niño y de su interacción con los demás.

Rechazarse a sí mismo o partes de uno mismo produce un enorme dolor que nos daña emocionalmente. La forma en que uno se percibe y se valora a sí mismo puede cambiar, curándose así las antiguas heridas causadas por el auto rechazo. Y ese auto rechazo proviene, como menciono arriba, de tus experiencias cuando eras un niño, mientras interactuabas y te relacionabas con tus familiares, amigos, maestros, etc. Somos seres lingüísticos, y nuestra formación durante el período de absorción (0 a 7 años), depende grandemente de los aprendizajes lingüísticos que percibimos, ya que a esa edad nuestra capacidad cognitiva aún no está bien desarrollada y aunque estamos conscientes, no estamos conscientes de que estamos conscientes, es decir, no tenemos aún capacidad de discernir.

Este cambio no siempre es fácil, pero siempre es posible. La autoestima no es un estado fijo o rígido, sino que cambia en relación a las experiencias y sentimientos. Una alta autoestima no siempre significa estar alegre; ni una baja autoestima significa siempre estar triste. Estos estados son las emociones que se reflejan a partir de lo que estamos sintiendo (nuestros sentimientos) y nuestros sentimientos tienen que ver con la forma en que pensamos acerca de nosotros y de nuestra vida y circunstancias, y nuestros pensamientos tienen que ver directamente con la forma en que vemos y percibimos la realidad, y nuestra capacidad de percepción de la realidad está delimitada por los paradigmas que se establecieron en nuestra mente precisamente en esa etapa de absorción, cuando no podíamos decidir qué tomar para sí mismos.

La autoestima es esencial para la supervivencia emocional, sin cierta dosis de autoestima la vida puede resultar enormemente penosa, haciendo imposible la satisfacción de muchas necesidades básicas. Como seres humanos, debemos estar conscientes de la necesidad de elevar nuestra autoestima constantemente, a través de la sanación de nuestras heridas del pasado. No basta con tener una alta motivación, ya que ésta queda anulada frente a una baja autoestima.

La autoestima es:

  • Cuan afectuosos y amorosos nos sentimos realmente con nosotros mismos, en base a nuestro sentido individual de valía e importancia.
  • Un sentimiento que comienza en la niñez y que es continuamente reforzado por los demás.
  • La aceptación incondicional de nosotros mismos como innatamente valiosos e importantes, a pesar de errores, derrotas y fracasos.
  • Un sentimiento que afecta nuestra percepción del ambiente, nuestras reacciones emocionales, nuestros estados de ánimo, nuestras actitudes y nuestras relaciones con los demás.

La autoestima NO es:

  • Amor a uno mismo en un sentido egoísta; auto elogio y el alarde son síntomas de una baja autoestima porque si verdaderamente aceptáramos y apreciáramos nuestra valía e importancia individual, no tendríamos la necesidad de hacer alarde para impresionar a los demás con nuestras habilidades y posesiones.
  • Un inventario intelectual de nuestros talentos y habilidades, a los ojos de los demás podemos ser personas importantes y de éxito y aún así tener una autoestima muy baja.
  • No está basada en una evaluación intelectual de nuestro carácter, personalidad o logros; sino que es un sentimiento profundo y generalmente oculto, puesto que la mayoría de personas no están conscientes de cómo se sienten con respecto a ellas mismas.


¿Cómo son las personas con Alta Autoestima?

  1. Se sienten bien consigo mismas.
  2. Saben que cosas pueden hacer bien y que pueden mejorar
  3. Expresan su opinión y no temen hablar.
  4. Identifican y expresan sus emociones.
  5. Comparten.
  6. Participan en las actividades que se desarrollan en su centro de estudio o trabajo.
  7. Se valen por sí mismas en las situaciones de la vida, la que implica dar y pedir apoyo.
  8. Gustan de retos y no les temen
  9. Consideran a los otros, sentido de ayuda y están dispuestas a colaborar con los demás.
  10. Son creativos y originales, inventan cosas, se interesan por realizar tareas desconocidas, aprenden actividades nuevas.
  11. Luchan por alcanzar lo que quieren.
  12. Disfrutan las cosas divertidas de la vida, tanto de la propia como de la de los demás.


¿Cómo son las personas con Baja Autoestima ?

  1. Piensan que no pueden, que no saben nada. No valoran sus talentos.
  2. Son indecisas ya que tienen miedo exagerado a equivocarse.
  3. Le tienen miedo a lo nuevo y evitan los riesgos
  4. Son muy ansiosas y nerviosas, lo que les lleva a evadir situaciones que le dan angustia y temor. Son pasivas.
  5. Son aisladas y casi no tienen amigos, y no comparten.
  6. Evitan participar en las actividades que se realizan en su centro de estudio o en su trabajo.
  7. Temen hablar.
  8. Dependen de otros para hacer sus tareas o realizar cualquier actividad.
  9. Se dan por vencidas antes de realizar cualquier actividad
  10. Debido a que se sienten que no tienen valor, no aceptan críticas.
  11. No están satisfechas consigo mismas, piensan que no hacen nada bien.
  12. No conocen sus emociones por lo que no pueden expresarlas.


Ahora, a estas alturas de esta lectura, quizás estés pensando: "bueno... yo no soy así!... yo me quiero muchísimo!... yo comparto con todos!... yo acepto críticas!... no dependo de otros!... yo nunca me doy por vencida!"... bien... tu actitud es positiva y refleja una alta motivación, pero recuerda lo que te comenté arriba: no basta con una alta motivación. Debes entender que la autoestima no es una emoción (la forma en que expresas tus sentimientos); la autoestima es un sentimiento que tienes de ti, pero si éste es doloroso y te causa insatisfacción o decepción, tu EGO se encarga de eso!... y te dice a ti mismo que tú no sufres de nada de eso. Es por ello, que para sanar debes buscar respuestas detrás de tu ego, en tu niñez... y reparar los daños en tu niño interior. Tienes que restablecer el contacto con tu Yo interior, pues solamente recuperando tu dignidad interior y tu espontaneidad, conseguirás reducir tu necesidad de auto-defensa y de preparación para la guerra que enfrentas todos los días con tus propios miedos.

Se dice que la única persona que realmente desea un cambio es un bebé con el pañal mojado (y eso solo cuando el pañal se enfría, porque mientras esté caliente no quiere que se lo cambien). La gran mayoría de la gente afirma solo de boquilla que le gustaría cambiar, transformarse, pero al mismo tiempo existe una voz interior que intenta a toda costa mantener confortablemente "congelado" lo que ya está codificado en nuestra estructura psicológica.

- "Ah, pero yo soy así..."

- "No sirvo para ello..."

- "Es tarde para cambiar mi forma de ser..."

Estos pensamientos no son más que disculpas. Reflejan una actitud muy cómoda que sólo perpetúa una serie de creencias que no son nada positivas para tu vida.

"¿Por qué eres así?..." "¿Por qué no sirves para ello?..." "¿Por qué es tarde para cambiar?..."

A menos que te gustes mucho, a menos que te sientas completamente feliz y satisfecho tal y como eres actualmente, a menos que hayas conseguido todo lo que soñabas y estés disfrutando de la vida tanto como deseabas, siempre hay tiempo y las condiciones necesarias para cambiar. Y quien genera esas condiciones eres tú, y tu tiempo es tuyo... Entonces... ¿Por qué decretar que ya no tienes tiempo, que es difícil o que no sirves?

Una buena autoestima es la clave del éxito y de la satisfacción de vivir... !Toma las riendas de tu vida y da el primer paso de tu transformación personal!

Nota: Si te interesa saber más sobre este tema, puedes escribirme al correo coachingmundial@gmail.com (copia y pega la dirección) y gustosamente te proporcionaré más información.

0 comments

Publicar un comentario en la entrada

Puedes escribir tus comentarios aquí: